Archivos Mensuales: noviembre 2014

Sevilla en ‘Asi es, si así fue’

Asi-Sevilla2

La obra “Así es, si así fue. España: de los Trastámara a los Austrias” continúa con su exitosa gira por todo el territorio nacional.

Los días 2, 3, 4 y 5 de diciembre  (a las 20:30 horas) llega al Teatro Lope de Vega de Sevilla este gran fresco histórico de la España del Renacimiento.

Un polémico texto que recrea la convulsa formación del Imperio español, el final de la dinastía de los Trastámara, la llegada de los Austrias y la coronación en Bolonia del emperador Carlos V. La relación del linaje castellano de los Trastámara con la ciudad de Sevilla es muy estrecha. En el siglo XV, Sevilla era la ciudad más grande de las coronas de Castilla y Aragón, y su reino aportaba hasta un 20% de todos los tributos castellanos.

Durante una estancia de los Reyes Católicos en Sevilla en 1477 se impulsó la fundación de la Inquisición. La ciudad fue elegida para el primer auto de fe en 1481 en el que se quemaron vivas varias personas.

El descubrimiento del Nuevo Mundo en 1492 fue muy significativo para la ciudad, que se convertiría a finales del siglo XV en uno de los principales puertos de Europa. El Puerto de Indias de Sevilla pasó a ser el principal punto de enlace con América. En 1502 los Reyes Católicos fundaron la Casa de Contratación de Indias, desde donde se dirigían y contrataban los viajes con América.

Son muchos los personajes históricos de este período relacionados con Sevilla. En esta ciudad nació en 1478, el Infante Don Juan, hijo de los Reyes Católicos. Aquí preparó sus viajes, Cristóbal Colón; vivió y falleció, el cosmógrafo Americo Vespuccio; y nacieron el marinero, Rodrigo de Triana y el  conquistador, Rodrigo de Bastidas.

De la Sevilla renacentista son originarios el actor y dramaturgo, Lope de Rueda; el humanista, Pedro Mejía; el poeta, Gutierre de Cetina; el cronista, Alonso de Santa Cruz; y el compositor, Cristóbal de Morales.

En  la capital hispalense, el emperador Carlos V contrajo matrimonio en 1526 con Isabel de Portugal. Y aquí, en 1575, llegó la gran mística, Santa Teresa de Jesús para realizar su undécima fundación.

La España de las tres culturas también se refleja en esta gran obra histórica. En 1483 fueron expulsados los judíos de la ciudad, nueve años antes del Decreto de Expulsión general de 1492. La minoría islámica también sufrió un duro golpe en 1502, cuando los mudéjares fueron obligados a convertirse en el cristianismo (moriscos).

La mayoría de los personajes aquí mencionados, así como otras grandes figuras del Renacimiento español (El Marqués de Santillana, Jorge Manrique, San Juan de la Cruz) se dan cita en este gran lienzo histórico.

“Así es, si así fue” es una propuesta  del multipremiado productor Andrea D’Odorico, con dramaturgia de Juan Asperilla y dirección de Laila Ripoll. La actriz Verónica Forqué da voz, por primera vez en la historia del teatro español, al personaje de Juana la Beltraneja, en un emotivo monólogo en el que denuncia a su tía, Isabel, por la usurpación de su trono de Castilla. Los actores sevillanos José Manuel Seda y Juan Fernández, junto a los intérpretes Joaquín Notario, y José Luis Patiño completan el brillante reparto de una  “comedia humanística” en la que la música popular del renacimiento de Marcos León y Rodrigo Muñoz, constituyen un bello contrapunto a sus interpretaciones.

“Así es, si así fue” es un gran mosaico que muestra la otra cara de la llamada “historia oficial”, una obra  indispensable y controvertida, que tras las excelentes críticas recibidas a su paso por numerosas ciudades y Festivales de Teatro, continúa  con su gira por todo el territorio nacional, recalando desde el 2 al 5 de diciembre en el Teatro Lope de Vega de Sevilla. 

Etiquetado , , , , , , , , , ,

LA PROVINCIA DE ALICANTE EN “ASÍ ES, SI ASÍ FUE”

La obra “Así es, si así fue. España: de los Trastámara a los Austrias” continúa con su exitosa gira por todo el territorio nacional.

Teatro Principal (Alicante)

Teatro Principal (Alicante)

El sábado 22 de noviembre (a las 19,00 horas y 22,00 horas) y el domingo 23 de noviembre (a las 18,00 horas), el Teatro Principal de Alicante acogerá esta polémica obra, gran fresco histórico de la España del Renacimiento que recrea la convulsa formación del Imperio español, el final de la dinastía de los Trastámara, la llegada de los Austrias y la coronación en Bolonia del emperador Carlos V.

El reino de Valencia fue uno de los pilares de la corona aragonesa, cuyos lazos con el reino de Castilla fue estrechándose paulatinamente. Con el matrimonio de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón y el triunfo sobre su sobrina Juana la Beltraneja en la guerra de sucesión castellana, se alcanzará la fusión de las dos coronas.

A pesar de este enlace cada uno de los reinos siguió con su identidad y sus cortes. Tras la muerte de Isabel de Castilla esta unión se deshizo hasta la llegada a España de Carlos I de Austria, cuya venida provocó las revueltas de las Germanías, destacando en tierras alicantinas los alzamientos de Elche y Orihuela.

La Provincia de Alicante se vio notablemente influída por la política de los Reyes Católicos. En marzo de 1488, convocaron cortes en Orihuela con el fin de acometer la última gran empresa de la Reconquista: la conquista de Granada.

El 26 de julio de 1490 la villa de Alicante fue elevada al rango de ciudad por orden de Fernando el Católico.

En 1476 la población de Villena se levantó contra el marqués Don Diego López Pacheco, alentada por los Reyes Católicos. López Pacheco, emparentado con Álvaro de Luna, fue el noble más destacado de entre los que apoyaron al bando de Juana la Beltraneja. En 1488 cuando los reyes Isabel y Fernando quisieron entrar en la ciudad de Villena, su concejo se negó a ello en espera de que fueran jurados sus fueros y privilegios.

La España de las tres culturas queda reflejada de manera significativa en esta gran obra histórica. Las principales comunidades judías alicantinas estuvieron en Orihuela, Elche y Alicante, aunque también hubo presencia en Denia, Alcoy y Cocentaina. Todas sufrieron asaltos y conversiones a finales del siglo XIV. Tras el decreto de expulsión dictado por los Reyes Católicos en 1492, la judería de Alicante, ubicaba en el Raval Roig, acogió durante un tiempo a numerosos hebreos.

La mayoría de los personajes aquí citados, así como otras grandes figuras del Renacimiento español (El Marqués de Santillana, Jorge Manrique, Santa Teresa, San Juan de la Cruz, Cristóbal Colón, Fray Bartolomé de las Casas) se dan cita en la recreación de este convulso período histórico de España en el que se revive el final de la dinastía de los Trastámara y el comienzo del reinado de los Austrias.

“Así es, si así fue” es una propuesta del multipremiado productor Andrea D’Odorico, con dramaturgia de Juan Asperilla y dirección de Laila Ripoll. La actriz Verónica Forqué da voz, por primera vez en la historia del teatro español, al personaje de Juana la Beltraneja, en un emotivo monólogo en el que denuncia a su tía, Isabel, por la usurpación de su trono de Castilla. Los actores José Manuel Seda, Joaquín Notario, Juan Fernández y José Luis Patiño completan el brillante reparto de una “comedia humanística” en la que la música popular del renacimiento de Marcos León y Rodrigo Muñoz, constituyen un bello contrapunto a sus interpretaciones.

“Así es, si así fue” es un gran mosaico que muestra la otra cara de la llamada “historia oficial”, una obra indispensable y controvertida, que tras las excelentes críticas recibidas a su paso por numerosos Festivales de Teatro Clásico, continúa con su gira por todo el territorio nacional, recalando los próximos días 22 y 23 de noviembre en el Teatro Principal de Alicante.

Consigue aquí tus entradas. ¡Os esperamos en el teatro!

Etiquetado , , , , , , , , ,

‘Así es, si así fue’ por José Manuel Seda

“Así es, si así fue”

(O LA HISTORIA NO-OFICIAL)

Luis Malibran

             Foto: Luis Malibran

La historia oficial, la que llega a nosotros suele estar contada siempre por los vencedores. Para los que vivimos los estertores de la educación del nacional catolicismo, y que estudiamos con las últimas ediciones de la Enciclopedia Álvarez, subyacen todavía en nuestra memoria histórica, términos como Reconquista, o peor aún, Gloriosa cruzada nacional.

No diré nada de la Gloriosa cruzada nacional, porque aún está reciente en la retina de muchos de los que la sufrieron y aún viven para contarla (otra cosa son los muertos castigados por la pertinaz amnesia histórica de los sucesivos gobiernos “democráticos”). Pero sí diré algo de la famosa “Reconquista” (culminada por sus católicas majestades doña Isabel y don Fernando), o más particularmente, del término en sí mismo. Fue acuñado por distintos reinos cristianos que «reconquistaron» el territorio peninsular, con la excusa de ser herederos directos del antiguo reino visigodo, pero que se constituyeron con posterioridad a la invasión islámica. Argumentos de pertenencia, o de raíces, que son también esgrimidos hoy en día por los distintos nacionalismos como justificación para sus posturas. Aunque cabe preguntarse si, este país que ha sido musulmán durante 8 siglos, y católico cinco, ¿dónde tiene sus raíces? Los romanos estuvieron siete, y sin embargo nos sentimos, o mejor, nos han hecho sentirnos, Católicos Apostólicos y Romanos…

Hubo un tiempo en que el que coexistieron y florecieron las Tres Culturas. Seguramente habría fricciones y no sería tan idílico como otros muchos sostienen, pero qué mejor manera de garantizar la convivencia entre culturas, que deshacerse de las otras dos. Ése fue el gran fruto de la “Reconquista”, ése, y la Inquisición, que hasta el siglo XIX, cuando ahorca a su última víctima, aseguró la hegemonía de la “religión verdadera” y del pensamiento único.

Lo que hoy vivimos, será historia mañana. Y ya sabemos, con sólo ver las portadas de los distintos periódicos, cómo los mismos hechos, se pueden contar de innumerables maneras, según sea el color del cristal con el que se mira la “realidad”.

Pero hoy, como ayer, siempre ha habido cronistas que no se casaban con el poder, y un pueblo que ha sabido reírse de sus penas y de sus gobernantes. Eso contamos y cantamos en “Así es, si así fue”, esa historia no-oficial, ésa que aún hoy en día, sigue oculta en universidades y academias, en aras del “respeto” a nuestro “glorioso” pasado.

Esta obra nos recuerda que, en este país, hay gran afición al cocimiento de habas desde hace demasiados siglos, y aunque, si bien los reyes hoy en día no ejecutan a los disidentes, tienen dinero en Suiza, o yernos, hermanas o cuñados, que se llenan los bolsillos a la sombra de la corona. Que los gobernantes, creen gozar de la impunidad suficiente como para no rendir cuentas a los contribuyentes que, vía presupuestos generales del estado, les procuran gran parte de sus privilegios.

Así nos han ido contando la historia. Pero nosotros gracias a Juan Asperilla y Marcos León, bajo la batuta de Laila Ripoll, contamos la otra, la que no se cuenta, y la aderezamos con algo que no ha faltado ni en las épocas más oscuras: música y poesía.

Aunque quién sabe, a lo mejor ha llegado el momento de que empecemos a escribir nuestra propia historia…

La subida al trono de Fernando el Católico a juicio

Lucha de poder, veneno y crimen pesan sobre el Rey de Castilla

Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

Un incómodo reinado, una fiebre incontrolable y una muerte inesperada. Dos meses duró el nombramiento de Felipe y Juana como Reyes de Castilla. En una semana Felipe “el Hermoso” cayó enfermo en extrañas circunstancias tras beber agua fría mientras jugaba, como solía. Neumonía y fallecimiento súbito. ¿El mejor beneficiado? Su suegro, Fernando, que a raíz de todo aquello, sería conocido como Fernando El Católico, nuevo rey de Castilla, junto a su esposa Isabel.

Se abre un nuevo juicio, sin fiscales, con historiadores: ¿Envenenó Fernando «el Católico» a su yerno Felipe «el Hermoso»? César Cervera ha escrito sobre ello en ABC, os recomendamos esta lectura.

Juego de tronos en Castilla

Como años después le ocurriría a su hijo Carlos I, la llegada al trono de Felipe I fue vista con recelo por parte de la nobleza castellana a causa de su condición de extranjero. El apodado como Felipe «el Hermoso» procedía de los lejanos Países Bajos y, desde el principio, se hizo rodear de una corte de consejeros que solo hablaban en francés, salvo alguna excepción como el enigmático señor de Belmonte. Dos meses después del nombramiento de Felipe y Juana como Reyes de Castilla, el hombre que dio dos emperados al mundo (Carlos V y Fernando I de Alemania) cayó enfermo en extrañas circunstancias tras beber agua fríamientras jugaba al juego de la pelota. En pocos días desarrolló un cuadro de neumonía y falleció súbitamente. Las investigaciones posteriores han apuntado a que pudo ser víctima de algún tipo de envenenamiento o, lo más probable, de la peste.

Los historiadores ven en los beneficios que consiguió Fernando «el Católico» de la muerte de su yerno un elemento altamente sospechoso. Cuando la nobleza castellana todavía estaba sopesando entre si era menos malo un rey extranjero o uno aragonés aconteció la repentina muerte de Felipe I. En pocos meses, el entonces Rey de Aragón aprovechó la supuesta locura de su hija Juana para recluirla en Tordesillas y proclamarse regente de Castilla con plenos poderes.

http://www.abc.es/espana/20141111/abci-enveneno-fernando-catolico-felipe-201411101849.html

Etiquetado , , ,